nos inspira

Estar actualizados

Muchas veces dar el primer paso para cambiar un viejo hábito es lo más difícil. Lo cierto es que para tener un estilo de vida saludable hay que dejar atrás la vida sedentaria. Así podrás mantener tu cuerpo con salud y bienestar.

Y es que, ¿cuántas veces has dicho “voy a ir al gym” y no lo has concretado? Sabemos que no es fácil, pero puedes hacerlo con determinación y mucho ánimo. Recuerda que una vida sedentaria puede aumentar la probabilidad de tener enfermedades a largo plazo (OMS, 2020b).

Descubre algunas razones para dejar atrás la vida sedentaria y levantarte de esa silla para hacer deporte o alguna rutina sencilla desde casa. ¡Sí se puede!

Vida sedentaria: dile adiós y vive en movimiento

¿Por qué decirle adiós a la vida sedentaria?

La vida moderna y las comodidades que ahora disfrutamos contribuyen a adoptar un estilo de vida sedentario. Sin embargo, este puede aumentar el riesgo de muerte prematura (MedlinePlus, s.f.)

¡De ahí que sea importante comenzar a ser más activo! Ten en cuenta que, según la OMS (2020a), la actividad física regular puede:

  • Reducir la hipertensión.
  • Ayudar a controlar el peso.
  • Prevenir las enfermedades cardiovasculares, hipertensión, accidentes cerebrovasculares, diabetes de tipo 2 y distintas formas de cáncer.
  • Fortalecer los huesos y músculos.
  • Aumentar el equilibrio, la flexibilidad y la forma física.
  • Reducir el riesgo de depresión y deterioro cognitivo.
  • Retrasar la aparición de la demencia.
  • Mejorar el estado de ánimo general.

Luego de estas razones, ¿te animas a moverte más? Te damos algunos consejos para comenzar a hacerlo.

 

Olvídate de la vida sedentaria con estos consejos

Hay muchas alternativas para ponerse en movimiento sin tener que ir al gimnasio. Solo tienes que tomar la decisión, ser constante y seguir estas recomendaciones.

 

Cuida lo que comes

La alimentación es el complemento perfecto para el ejercicio. Y es que de los alimentos obtienes la energía no solo para realizar una actividad física, sino para moverte y desarrollar tus actividades del día a día con vitalidad (Echeverri Castro, 2020).

Así pues, nuestra primera recomendación es que mantengas una alimentación balanceada que te brinde los nutrientes necesarios que tu cuerpo necesita para desarrollar sus funciones con normalidad

Dile sí a un buen desayuno, consume alimentos con carbohidratos complejos y prefiere fuentes de grasas saludables. Además, puedes incluir alimentos como el chocolate negro y las leches vegetales para mejorar tus niveles de energía (Echeverri Castro, 2020).

 

Menos televisión, más acción

¿Sabías que si caminas durante los cortes comerciales puedes quemar en promedio 67 calorías viendo tu programa favorito? Un estudio demostró que los participantes que se levantaban de sus asientos quemaban en promedio 12 calorías más que aquellos que miraban la televisión de manera sedentaria (Mayo Clinic, 2016).

Si lo tuyo son las maratones de series y disfrutas tus películas favoritas en casa, debes saber que necesitarás 60 minutos al día para hacer ejercicio moderado por cada ocho horas que pases sentado durante el día, según un estudio publicado en la revista médica The Lancet (Chustecka, 2016).

 

Dile adiós al ascensor y la vida sedentaria 

Una forma muy sencilla de moverte es subir y bajar por las escaleras en lugar de tomar el ascensor.  Si estás en tu lugar de trabajo o estudio, y tienes que ir a un piso más alto, usa las escaleras. Poco a poco lo convertirás en un hábito diario.

Aunque no lo creas, subir escaleras tiene múltiples beneficios como fortalecer los músculos, reducir el riesgo de osteoporosis y aumentar la resistencia del cuerpo, por lo que reduce la posibilidad de contraer enfermedades y aumenta la eficiencia en el trabajo (Centre for Health Protection, 2020). ¿Qué esperas para levantarte de esa silla?

 

Rutina de ejercicios al aire libre

¡Qué mejor que respirar aire fresco y disfrutar de la naturaleza mientras haces ejercicios! Puedes empezar a mejorar tu salud y bienestar con rutinas sencillas como correr, montar bicicleta o solo caminar.

Hacer deporte media hora al día es un buen inicio. Luego podrás aumentar el tiempo y la intensidad conforme mejore tu condición física. ¡Dile adiós a la vida sedentaria!

La Organización Mundial de la Salud recomienda realizar como mínimo 150 minutos semanales de actividad física aeróbica de intensidad moderada, o bien 75 minutos de actividad física aeróbica vigorosa cada semana (OMS, 2020b). Si quieres percibir beneficios adicionales, puedes aumentar hasta 300 minutos por semana (OMSb, 2020).

 

Disfruta la recompensa y vive en movimiento

Sabemos que no es fácil cambiar tus hábitos, pero con pequeños ajustes podrás mejorar tu vida y empezar a vivir un estilo de vida más activo. Te recomendamos fijarte metas a corto plazo y darte recompensas por lograr tus objetivos (Harvard T.H. Chan, 2013).

Recuerda: la actividad física regular es beneficiosa no sólo para el cuerpo, sino también para la mente. Puedes inscribirte a una clase de yoga, correr una carrera corta, participar en una caminata con un motivo solidario o aplicar los principios del wellness a tu vida. Esto puede ayudarte a mantenerte activo.

***

¡Ya lo sabes! Encuentra tu motivación y olvídate de la vida sedentaria.

BIBLIOGRAFÍA.