Alegres

100%

Auténticos

Llevar un estilo de vida verde consiste en implementar hábitos y acciones que ayuden a conservar los recursos naturales.

Se trata de vivir de forma más natural y basar nuestro comportamiento en la sostenibilidad, el respeto a cualquier forma de vida y el cuidado del medio ambiente[1].

Y es que juntos podemos contribuir a la protección del planeta con actividades sencillas que permitan reducir la contaminación.

Por ejemplo, solo debes incorporar pequeños hábitos en tu día a día que generen el menor impacto[2].

De esta forma, podrás marcar una gran diferencia e incluso gozar de una mayor calidad de vida.

Importancia de seguir un estilo de vida más consciente

Según la Organización de las Naciones Unidas (ONU)[3], la salud y la prosperidad están relacionadas de forma directa con el estado del medioambiente.

Por esto, se necesitan medidas urgentes para frenar y reparar los daños causados que amenazan la integridad de todos.

Por otro lado, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO)[4], establece que para el 2030 la huella ecológica comparada con la biocapacidad de la Tierra llegará a ser de 1:2.

Esto quiere decir que la huella de carbono que dejamos en el planeta afectará el 50 % de su capacidad de abastecer recursos naturales útiles.

Por esta razón, adoptar un estilo de vida sostenible resulta esencial para salvaguardar los recursos naturales y conservar la biodiversidad para las generaciones futuras[5].

Ventajas de tener un estilo de vida verde

Comprometerte con un estilo de vida que sea más sustentable generará cambios positivos.

Esto hará que tus actividades diarias tengan el menor impacto posible, pero no solo contribuye a la protección del planeta, sino que te ayudará a vivir de forma más ecológica.

Así, tendrás una mejor salud, más energía y vitalidad[6].

Las principales ventajas de llevar un estilo de vida verde son:

Mejora tu alimentación y por tanto, tu salud

Un estilo de vida verde implica incorporar a tu vida más alimentos de origen vegetal para seguir una dieta saludable.

***

Esta incluye un alto consumo de frutas, verduras y legumbres, de preferencia de cultivos locales y de temporada.

***

Son alimentos que contribuyen a una dieta nutritiva, por lo que mejoran tu salud[7].

Elige los que son de producción natural y ecológica, ya que son más sostenibles y se desarrollan con prácticas que protegen la biodiversidad y los recursos naturales.

Además, te ayudan a reducir la huella de carbono que dejas al planeta[8].

Ayuda a proteger los hábitats naturales

Mantener una forma de vida consciente implica ayudar a proteger y restaurar los ecosistemas.

Esto garantiza la conservación de los hábitats naturales y evita la sobreexplotación de los recursos[9].

Si cada persona incorporara buenos hábitos de vida a su rutina diaria, el impacto hacia el medioambiente disminuiría.

Puedes optar por simplificar y comprar conscientemente productos de alta calidad, que puedas reciclar o darle un segundo uso.

También, utilizar electrodomésticos de alta eficiencia energética y de ahorro en el consumo de agua[10].

Proporciona una mejor calidad de vida

Un consumo eficiente reduce la cantidad de residuos sólidos que impactan el medioambiente.

Esto contribuye a tener un aire más limpio, menos contaminación de ríos y mares, y una mayor calidad en los alimentos.

Por eso, tus hábitos de consumo son importantes para impulsar los cambios necesarios para respetar y recuperar los ecosistemas[11].

Evita usar bolsas plásticas, prefiere envases biodegradables, no desperdicies comida, no botes basura.

Con esto, mejoras tu calidad de vida, ayudas a mejorar la eficiencia de los recursos y promueves un estilo de vida sostenible[12].

 

***

Ten presente que apostar por un estilo de vida verde contribuye a la preservación de la Tierra y a tener un mejor bienestar social.

***

Sobre todo, te impulsa a realizar acciones con consciencia ecológica para evitar la degradación del medioambiente.

¿Estás preparado para sumarte al cambio?

REFERENCIAS.

[1] (FAO, s.f.a)

[2] (ACNUR, 2017)

[3] ONU (2019)

[4] UNESCO (2015)

[5] (UNESCO, 2015)

[6] (OXFAM Intermón, s.f.)

[7] (FAO, s.f.b)

[8] (UNESCO, 2015)

[9] (OXFAM Intermón, s.f.)

[10] (ECOticias, 2016)

[11] (Greenpeace, s.f.)

[12] (UN, s.f.)

 

******

 

BIBLIOGRAFÍA.

– ACNUR. (2017). Acciones para cuidar el medioambiente en casa. Recuperado de eacnur.org

– ECOticias. (15 de septiembre de 2016). Una vida ecológica: cómo y porqué vivir en “verde”. Recuperado de www.ecoticias.com/medio-ambiente

– FAO. (s.f.a). El desarrollo sostenible. Recuperado de http://www.fao.org/3/x5600s/x5600s05.htm

– FAO. (s.f.b). Alimentación y estilos de vida saludable. Recuperado de http://www.fao.org/3/am401s/am401s02.pdf

– Greenpeace. (s.f.). Consumismo. Recuperado de https://es.greenpeace.org/es/trabajamos-en/consumismo/

– Naciones Unidas (UN). (s.f.) Objetivos de desarrollo sostenible. Recuperado de www.un.org

– ONU. (13 de marzo de 2019). La degradación del medio ambiente provocará millones de muertes prematuras. Recuperado de https://news.un.org/es/story/2019/03/1452781

OXFAM Intermón. (s.f.). ¿Por qué practicar una vida ecológica? Recuperado de https://blog.oxfamintermon.org/por-que-practicar-una-vida-ecologica/

UNESCO. (2015). Jóvenes por el cambio: biodiversidad y estilos de vida. Recuperado de https://unesdoc.unesco.org/ark:/48223/pf0000233963